Cómo hacer una campaña en Facebook Ads con éxito: la necesidad de decidir

Cómo hacer una campaña en Facebook Ads con éxito: la necesidad de decidir

  1. Definir un solo objetivo prioritario.

Lo primero es marcarse claramente cual o cuales van a ser los objetivos que queremos conseguir con nuestra campaña ¡Pero no vale decir “lo quiero todo, vender, mejorar mi reputación, enganchar a mi audiencia, conseguir más visitas…”!

No, hay que priorizar.

Para ello podemos ir segmentando objetivos como segmentamos audiencias:
Si lo que queremos es mejorar el negocio, pensemos exactamente con esta campaña qué queremos conseguir de forma prioritaria ¿Más ventas? ¿Qué se registren más usuarios en mi negocio (leads)? ¿Qué mi tienda tenga más visitas porque el tráfico es un valor importante? ¿Conseguir mejor posicionamiento y visibilidad?

Puede que no tengamos un objetivo de negocio concreto, sino que lo que busquemos sea más bien mejorar nuestra reputación y la visibilidad de la Marca o del Producto, conseguir notoriedad que afiance nuestra imagen, mejore nuestra credibilidad, que la gente recuerde nuestra Marca.

Incluso es posible que lo que realmente nos interese, en el duro camino hacia la venta, sea aumentar nuestra Comunidad, llegar más lejos, abarcar más clientes potenciales y mantener una mayor interacción con ellos.

La misma campaña no nos sirve para vender bolígrafos o viajes que si ofrecemos servicios o somos, por ejemplo, un ayuntamiento o una comunidad.
Los primeros probablemente quieran vender un producto mientras que los últimos seguramente deseen mejorar las interacciones con sus grupos.

Cualquiera que sea el objetivo prioritario elegido ayudará, lógicamente, a los objetivos secundarios.

Pero es muy importante tener claro el objetivo principal para poder analizar resultados.

  1. Piezas relevantes

Tienes que tener mucha empatía con tu público. Ponte en su lugar: cuando una persona está consultando Facebook espera tener noticias de sus amistades, ver cosas divertidas, pasar un rato entretenido.

Tus piezas, ya sean imágenes estáticas o videos (¡mucho mejor!) tienen que ser breves y entretenidas. El usuario no quiere intromisiones, háblale siempre directamente y desde un contenido atractivo. Una pieza de poca calidad, con mensajes o imágenes de bajo impacto provoca rechazo, mientras que si es divertido y atractivo facilita que se comparta.

No temas gastar más, tiempo o dinero, en el desarrollo de la pieza que vas a publicar que en el coste de la propia campaña.

Es algo muy habitual escuchar ¡No me voy a gastar diez veces más en desarrollar el anuncio que en la propia campaña!

Y es una gran equivocación.

No digo que tenga que ser más caro el desarrollo de la pieza que la inversión en el medio. Es mejor no poner nada que poner contenido de baja calidad. Por minúscula que vaya a ser tu inversión en Facebook Ads, tu mensaje tiene que ser relevante, atractivo y positivo.

Recuerda que el contenido invasivo es contraproducente. No te cortes en testar tus publicaciones antes de promocionarlas.

Una buena estrategia es humanizar tus campañas, recuerda que las van a ver en un entorno donde prima lo personal como es Facebook.

Si le buscas el lado humano a tu Producto, Servicio o Marca, seguro que eres capaz de crear un mensaje que permita a quien lo vea saber en qué le va a ayudar seguir tus indicaciones o comprar tus productos.

Sabrá por qué puede confiar y creer en tu Marca.

Por eso tus campañas tienen que ser interesantes y relevantes (nosotros solemos decir en broma que tienen que ser “releventas”). Tus contenidos tienen que promover la participación de tu audiencia, y eso se consigue con empatía, no machacándoles con impresiones que no les interesan.

La implicación y el compromiso (engagement) se consigue a través de la conexión emocional.

Recuerda siempre que, aunque a todos nos encanta comprar, a ninguno nos gusta que nos vendan.

Por eso cuanto más te pongas en el lugar del usuario y más cercano seas, más posibilidades éxito tendrás.

  1. Analizar la Campaña

En seguida y durante los primeros días de la campaña, sobre todo, es muy importante analizar, analizar y analizar.

Enseguida se ve si la campaña está cumpliendo su objetivo prioritario. No tengas miedo a cambiar o detener la campaña hasta tener nuevos contenidos que te permitan alcanzar el éxito. Aquí pasa como cuando inviertes en bolsa: si, puede ir peor y es mejor detenerse con pequeñas perdidas que continuar a ver si sube. Si no funciona la pieza u otros parámetros de la campaña en los primeros días, no va a mejorar.

Por lo tanto, párate y analiza que puede estar fallando. Tienes a tu disposición muchas herramientas para ello.

Es muy común que, aunque el objetivo prioritario fuera vender, como la campaña recibe muchos “likes” no sea parada y cambiada.

Esto es un error.

Si cumple un objetivo secundario, pero no el prioritario, detén la campaña y guárdala para cuando ese objetivo secundario sea el principal

¡No pierdas el norte por unos “likes” si lo que quieres son conversiones!

Revisa, con el objetivo principal en mente, si es la Campaña adecuada, si realmente su sitio es Facebook, si te estás dirigiendo al público (target) adecuado, si usas su lenguaje (tendemos a creer que todo el mundo es como nosotros y les gustan las mismas cosas que a nosotros ¡Pero no así! Si fuera así tu partido político sería el único votado), revisa si tu campaña aparece en los horarios adecuados en los que tu púbico es receptivo para tus mensajes, revisa los parámetros geográficos y corrige y prueba de nuevo.

 

Una buena idea es dividir tu presupuesto en dos campañas paralelas que te permitan tener una visión más amplia y por lo tanto optimizar tu presupuesto.

Dividir entre dos campañas paralelas el presupuesto no significa gastar más, pero permite mucho mejores evaluaciones. Cuando sepas cual funciona mejor, pasa todo el presupuesto a esa que consigue mejor tu objetivo prioritario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.